viernes, 27 de mayo de 2011

Músicos de ayer y del mañana

Nuestra entrevista de “Músicos de ayer y del mañana” de hoy, es para Ángel Martín Navarro Cordero, nacido el 31 de Julio de 1936, y músico desde los 14 años. Ha estado más de 50 años en la banda tocando el saxofón (alto y barítono) y la percusión.
Pregunta: ¿Por qué o quien entraste en la banda?
Respuesta: Por afición, me gustaba desde pequeño. Empecé con 14 años con un grupillo con gente del pueblo a tocar. Y cuando tenía 16 o 17 años se formó la banda de música con el Tio Calisay.

P: ¿Tienes antecedentes familiares en la banda?             
R: No, fui de los primeros que empezamos.
P: ¿Por qué elegiste el saxofón como instrumento?
R: Porque me gustaba y me dieron opción a cogerle, entonces cuando empezamos podías coger el que te gustase, siempre y cuando no hubiese muchos para el mismo.
P: ¿Cómo recuerdas tu primera actuación en la banda?
R: No estoy muy seguro, pero me parece recordar que la primera salida fue en las fiestas de Higuera de las Dueñas. Recuerdo la primera pieza que tocamos era un pasodoble, y se llamaba “Dos mil cuarenta con siete”.
P: Tantos años en la banda, tendrás muchas personas que recordar, pero si tuvieses que recordar un músico que te ayudo o quien te empezó a dar tus primeros consejos como músico en la banda.
R: Nadie en especial, un poco todos los que empezamos a formarla.
P: ¿En qué lugares eran los que mas te gustaba tocar, toros, procesiones, conciertos y por que?
R: En todo (ríe), me daba igual, con tal de tocar.
P: Lo que menos te gustaba ir a tocar era…
R: Nada, a mi siempre me ha dado igual, cuando tienes afición por algo y te gusta mucho. Eran otros tiempos, entonces venías de juerga y te ibas a trabajar.
P: Nombre de una obra que te guste.
R: La Gran Vía, La del Manojo de Rosas,… las zarzuelas.
P: Un viaje o actuación que tengas especial recuerdo.
R: El viaje a la Expo de Sevilla del 92, representando a la Comunidad de Madrid, con Jesús Falcés.
P: ¿Como consideras de importante la banda en Cadalso?.
R: Una de las cosas más importantes para mí en el pueblo, porque sin la banda no serían igual ni fiestas, ni Semana Santa, ni ná. La pena es que está muy poco valorada.
P: ¿Que consejos darías a los nuevos músicos que entran en la banda?
R: Que la música debe de ser para alguien que le guste, ahora se tienen facilidades que no se tenían antes para aprender. A mí me hubiese gustado estudiar música pero entonces no se podía como ahora. Además tu antes te ibas al campo a trabajar, venías y todos los días había ensayo, y si faltabas te ponían una multa de 1 peseta; a ver quien le iba a tu padre y le decías que tenía que pagar una peseta porque habías faltado, que te la daba bien dá (risas).
P: ¿Te gustaría que alguien de tu familia siguiese con la música?
R: Pues si, en la banda han estado mi hijo Vicente, dos de mis nietas, y mi nieto Manuel que lo ha seguido profesionalmente. Ahora está terminando el superior en el conservatorio de Salamanca.
P: Para finalizar, cuéntanos una anécdota que te haya sucedido.
R: ¡Madre mía, muchas!, una vez en la Higuera que teníamos contrato para tocar hasta las 12 de la noche en el baile (aclara que entonces se tocaban bastantes bailes y estabas sin parar de tocar todo el día prácticamente), nos cerraron las puertas y que no salíamos de allí hasta las 3 de la mañana, y sin pagarnos; tuvo que intervenir el alcalde y todo.
Otra vez, como se nos juntaban fiestas de varios sitios, porque teníamos muchos pueblos, nos teníamos que dividir, y tuvimos que salir a través de los olivares de Casaviejas unos pocos, para tocar en Sotillo un baile, hasta la carretera donde nos esperaba un taxi. Y mientras otros pocos se quedaron tocando en Casavieja, para que no se diesen cuenta los del pueblo.
Puff, así un montón de cosas ha pasado uno ya, dice entre risas Ángel mientras ya nos despedimos en su casa, junto a su esposa, de uno de los músicos que su pasión por la música le hizo pertenecer a nuestra banda durante muchos años.

3 comentarios:

Lolo dijo...

Enhorabuena por la entrevista, tenía unas ganas enormes de leerla ya que le conozco y además ese "nieto" que ha seguido estudiando música profesionalmente, además de ser uno de los mejores músicos que conozco, es una bellísima persona (pa' eso es mi mejor amigo).

Lo que más me sorprende es que la mayoría de los mayores, sólo con afición y ganas han sido capaces de organizar y de hacer surgir en mucha gente esa pasión por la música que a día de hoy sigue en pie como es la Unión Musical.

En mi banda nos solemos quejar si la procesión es larga, si tocamos al sol, si nos pasamos 5 minutos de la hora estipulada, si no nos dan agua... En peores condiciones estaban aquellos que iniciaron las andaduras de nuestras bandas y sin rechistar hacían lo que se les pedía, porque con tal de tocar y salir a conocer gente y otros lugares tenían de sobra.

PD: Ha faltado la foto.

Con ganas de leer la próxima

Anónimo dijo...

Quiero expresar mi cariño y admiración por este músico, con el que he compartido muchos ratos como compañera de flauta y cuando me tocó pasarme por un tiempo a la percusión, aprendiendo a tocar con él los platillos y el bombo. A destacar el respeto con el que nos ha tratado siempre a todos -de la edad que fuésemos, hombres o mujeres, con mucha o poca experiencia como músicos- y que ha sido una de las personas que me han inculcado la afición que tengo y ha sido y será siempre un ejemplo para todos en nuestra banda. Amigo del diálogo y de resolver los conflictos y problemas con tranquilidad y el mejor de los ánimos. Gracias por todo lo que hemos compartido y lo que he aprendido de tí, como músico, y más como persona, Ángel.
Y gracias a los compañeros que nos permiten conocer un poco más a los músicos de nuestra banda.
Un abrazo,

Ana Sibert.

Lucía Jones dijo...

Me encanta leer ésta sección. ¡Espero que todos vayan dejando aquí su huella!