jueves, 12 de julio de 2012

Músicos de ayer y del mañana

Nuestra entrevista de “Músicos de ayer y del mañana” de hoy, es para Pedro Moreno Santiago, nacido el 21 de Junio de 1943, y un auténtico apasionado por la música, ha pasado por varios instrumentos desde el requinto por el que empezó en la banda o el saxofón posteriormente, hasta  ahora en la actualidad en la que estudia canto,  guitarra o el piano.
                                                                                                                                                              Pregunta: ¿Por qué o quien entraste en la banda?
Respuesta: No sabría decirte exactamente, quizás por mi padre quien me animó a entrar en la banda. Ya que en mi familia había mucha afición a la música; a mi padre le gustaban mucho los tangos y mi madre era una apasionada de las zarzuelas.
                                                                                                                                                                   P: ¿Tienes antecedentes familiares en la banda?
R: No, en mi familia fui el primero.
                                                                                                                                                                   P: ¿Por qué elegiste el requinto como instrumento?
R: La verdad es que me lo dieron sin más, no fue por elección mía. Más tarde, don Julio Fernández (director), me dió el saxofón ya que como muchas veces nos dividíamos para tocar en dos orquestas de baile, el requinto no tenía tanta función en una orquesta como un saxofón.
                                                                                                                                                                   P: ¿Cómo recuerdas tu primera actuación en la banda?
R: Si, fue en La Iglesuela, y lo que más recuerdo fue el viaje (nos cuenta entre risas). Ya que fuimos en “la lechera”, que era un camión de mercancías con una línea regular desde Madrid a Casavieja, y ahí ibas con pollos, cervezas, cajas, etc. Una vez en Casavieja, nos fueron a recoger para ir a La Iglesuela, dos carros de bueyes.
                                                                                                                                                                   P: Tantos años en la banda, tendrás muchos personas que recordar, pero si tuvieses que recordar un músico que te ayudo  o quien te empezó a dar tus primeros consejos como músico en la banda.
R: Con quien me llevaba muy bien era con Félix Magán, que veníamos de aquel grupo en el que tocábamos Ángel Navarro, Vicente “Pableras”, Magán,….
                                                                                                                                                                   P: ¿En qué lugares eran los que mas te gustaba tocar, toros, procesiones, conciertos y por que?
R: Me gustaba más tocar en los bailes, sobre todo en el plan de orquesta que teníamos me gustaba mucho ir a Cebreros.
                                                                                                                                                                   P: Lo que menos te gustaba ir a tocar era…
R: No podría decir nada, me gustaba la música y todo lo que hubiese que tocar, se tocaba sin problemas.
                                                                                                                                                                   P: Nombre de una obra que te guste.
R: Quizás las obras de concierto fuese lo que más me gustaba. En especial recuerdo un par de nombres, uno era “La Rapaciña” y el otro era “La mesonera de Tordesillas” o algo así, que me gustaban mucho.
                                                                                                                                                                   P: Un viaje o actuación que tengas especial recuerdo.
R: Tengo muy buenos recuerdos de todos los viajes. En Pedrobernardo recuerdo que me gustaba ir porque era un pueblo que me gustaba mucho e íbamos en un camión de la paja.
                                                                                                                                                                   P: ¿Como consideras de importante la banda en Cadalso?
R: La considero muy importante, además recalcando el “muy”. Siempre he mantenido la teoría de que en Cadalso se la ha valorado o ayudado muy poco a la banda, siempre peleando para poder pagar al maestro, arreglar instrumentos, etc. Cuando además, gracias a la banda han salido muchos músicos que viven profesionalmente de ello.
                                                                                                                                                                   P: ¿Que consejos darías a los nuevos músicos que entran en la banda?
R: Yo no sabría darte un consejo. Pero lo primero es que les tiene que gustar verdaderamente la música, y lo segundo que requiere bastante dedicación, y más en los tiempos de ahora, que hay muchas más facilidades para estudiarlo. Me pasó a mi cuando fui a la banda de la Inmemorial, en la mili, que veías a los músicos de allí que habían estudiado y te dabas cuenta del nivel que había, en comparación de los que veníamos humildemente de las bandas de nuestros pueblos.
                                                                                                                                                                   P: ¿Te gustaría que alguien de tu familia siguiese con la música?
R: Pues si, de mis hijos han sido músicos el que ha querido, lo han sido Juan Pedro y Mari Carmen que siguen en la banda. Y ahora los nietos que tengo, también están aquí, cosa que me alegra un montón.
                                                                                                                                                                   P: Para finalizar, cuéntenos una anécdota que te haya sucedido.
R: Había muchas (ríe), en Navalcarnero recuerdo, que nos llevaban a los músicos a dormir allí en un lugar que tenía el ayuntamiento, donde dormíamos y comíamos con los músicos de las orquestas, los picadores, y demás que pasaban por allí. Y hacíamos gamberradas de juventud, por ejemplo a un picador según se estaba duchando, le metimos un petardo en la ducha, y aquel se pegó tal susto que salió de la ducha desnudo corriendo por ahí.            
Luego también en Sotillo, recuerdo que le robábamos los cohetes al alguacil, y por el camino, que íbamos en taxis, nos lanzábamos cohetes de un coche a otro. Nos lo pasábamos muy bien la verdad.
                                                                                                                                                                    Y mientras continuamos hablando con Pedro sobre música y “batallitas”, que necesitaríamos muchas páginas para escribir, nos despedimos de él, agradeciéndole su tiempo y su experiencia para poder compartirla con nosotros.

1 comentario:

Manuel Domínguez Gómez dijo...

Estas entrevistas dan vida y realzan la historia de la banda. ¿Para cuándo la próxima?